Bookin

Relato de un naufrago

$18.999,00
¡Genial! Tenés envío gratis
¡Agregá este producto y tenés envío gratis!
Envío gratis superando los $50.000,00
Entregas para el CP:

¡Agregá este producto y tenés envío gratis! Envío gratis superando los $50.000,00

  • Haedo / Perito Moreno 6 (Casi esquina Rivadavia) / Horario de atencion: Lunes a Sabados de 9 a 20hs / La web y el local de Haedo son dos puntos de venta diferentes. Antes de realizar la compra o bien una vez finalizada, comunicarse a nuestro numero de whatsaap a fin de coordinar el dia de retiro por sucursal. / 11 30 72 78 78 (Solo mensajes) / Muchas Gracias!
    Gratis
Compartir

Garcia Marquez, Gabriel

Lo que empezó siendo una pieza periodística terminó convirtiéndose en una de las obras maestras de la literatura latinoamericana.

Con este libro, Gabriel García Márquez se descubrió a sí mismo como un narrador. Sin embargo, la intención primera era la de escribir un reportaje sobre un hombre, Luis Alejandro Velasco, que estuvo diez días a la deriva en una balsa mecida por el mar Caribe. El futuro Premio Nobel de Literatura y entonces joven reportero que era García Márquez escuchó el relato de los hechos de boca de su protagonista, y lo transformó, tal vez sin pretenderlo, en un prodigioso ejercicio literario, una narración escueta y vigorosa donde late el pulso de un gran escritor.

 

La publicación por entregas del reportaje en "El Espectador" de Bogotá supuso un alboroto político considerable -se revelaba la existencia de contrabando ilegal en un buque de la Armada colombiana, lo que costó la vida de siete marineros y el naufragio, más afortunado, de Velasco- y el exilio para su autor, que se vio abocado a una nueva vida.

 

"El 22 de febrero se nos anunció que regresaríamos a Colombia. Teníamos ocho meses de estar en Mobile, Alabama, Estados Unidos, donde el A.R.C. Caldas fue sometido a reparaciones electrónicas y de sus armamentos. Mientras reparaban el buque, los miembros de la tripulación recibíamos una instrucción especial. En los días de franquicia hacíamos lo que hacen todos los marineros en tierra: íbamos al cine con la novia y nos reuníamos después en Joe Palooka, una taberna del puerto, donde tomábamos whisky y armábamos una bronca de vez en cuando".